Inicio » La Facultad » Historia

Historia

En abril de 2010 la Consejería de Educación y Ciencia del Principado de Asturias acordó fusionar tres centros de la Universidad de Oviedo. El 1 de julio de 2010 -fecha señalada en el Decreto 33/2010, de 14 de abril para hacer efectiva la fusión- nació la Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad de Oviedo. Hasta este año la formación de maestros y pedagogos se hizo en dos centros distintos, una Escuela y una Facultad, con vidas académicas y administrativas autónomas. Sin embargo, en la historia de ambas instituciones hubo confluencias significativas, como podemos comprobar en esta breve reseña histórica.

La centenaria Escuela Normal o Seminario de Maestros abrió sus puertas en Oviedo en 1844, aprovechando la formación recibida por dos alumnos becados por  la Diputación asturiana para formarse en el Seminario Central de Maestros de Madrid, que llevaba un quinquenio ocupándose de la formación inicial del magisterio masculino, que en estos primeros años acudió desde todas las provincias españolas. A su regreso a los lugares de origen, estos maestros formarían desde las respectivas Escuelas Normales provinciales a maestros procedentes de todos los municipios en una metodología didáctica concreta: el sistema mutuo de enseñanza. La administración educativa utilizó este efecto cascada en un intento de “normalizar” la formación inicial del magisterio para que aquel a su vez consiguiese que la enseñanza primaria española fuese uniforme en contenidos, métodos y lengua, lo que beneficiaría la construcción de la unidad nacional. El interés de los gobiernos liberales por la educación femenina durante el siglo XIX fue más tardío y hubo que esperar a 1858 para que se fundara en Madrid la Escuela Normal Central de Maestras. Un año más tarde comenzó a funcionar en Oviedo la Escuela Normal de Maestras, con profesorado y régimen económico vinculada a la masculina. Los estudios en ambas Escuelas Normales podían cursarse de dos formas: oficial (acudiendo a las clases) o libre (acudiendo sólo a los exámenes). Estos centros docentes carecieron de edificio propio (se ubicaron en las calles San Francisco, Salsipuesdes y San Juan) hasta que en 1887 se construyó un edificio dedicado ex profeso a la formación del magisterio en la calle Uría, que funcionó hasta 1959, fecha en la que se inauguró en la calle Aniceto Sela la sede definitiva de la Escuela de Magisterio.

El interés del profesorado de la Escuela de Magisterio, de la Inspección de Enseñanza y de las asociaciones profesionales de maestros por mejorar e incrementar los estudios relativos a la educación puso en marcha a principios del siglo XX un largo proceso para la creación de una nueva formación universitaria: los estudios de Pedagogía. 

Fue en 1907 cuando la Asociación Provincial del Magisterio, promovida por Fermín Canella y Aniceto Sela, reivindicó el establecimiento en la Universidad de Oviedo de una Cátedra de Pedagogía Superior, su petición iba respaldada por las Escuelas Normales y la Inspección de Primera Enseñanza.

En la década de 1930 tienen lugar varios acontecimientos relacionados con los estudios de Pedagogía: diversas asociaciones de maestros piden la implantación de estos estudios; se creó la Sociedad Asturiana de Estudios Pedagógicos y se inició una campaña para crear la Facultad de Pedagogía en la Universidad de Oviedo, que necesitará cuatro décadas más para hacerse realidad. La solicitud se repitió una vez finalizada la Guerra Civil. En esta ocasión fueron las autoridades militares y las académicas las que reclaman la creación de estos estudios.

El magisterio asturiano reclamó de nuevo la creación en 1945 pues en la Facultad de Filosofía y Letras se impartían en los primeros cursos las materias  comunes pero había que trasladarse a Madrid para continuar los estudios de la licenciatura de Pedagogía.  Un paso más para preparar el camino se dio en 1947 con la creación del Seminario Asturiano de Estudios Pedagógicos pero hubo que esperar hasta 1976 para que se implantaran estos estudios por iniciativa del entonces director del Departamento de Filosofía, el profesor Gustavo Bueno Martínez. Así nació la División de Filosofía y Ciencias de la Educación que tuvo en su primer año de vida la sede en Gijón. A los dos años, siendo rector Teodoro López Cuesta, esta División fue trasladada a Oviedo y ubicada en el antiguo Colegio Mayor “Valdés Salas”. Aunque el edificio del Colegio fue reformado, su estructura era inadecuada, especialmente, al crecer el número de alumnos matriculados y completarse el número de cursos impartidos. Esta División se convirtió en Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación el 5 de febrero de1982, siendo su primer Decano, su artífice, el profesor Gustavo Bueno Martínez. La convivencia de las tres secciones (Filosofía, Pedagogía y Psicología) en el edificio de la antigua Escuela de Empresariales desde el curso 1989 dio paso a un proceso de independencia de cada una de ellas, creándose en 1994 la Facultad de Ciencias de la Educación. La nueva Facultad y la centenaria Escuela de Magisterio se fusionaron en 2010, recibiendo el nuevo centro el nombre de Facultad de Formación del Profesorado y Educación, con sede en ambos edificios de la calle Aniceto Sela.

Dña. Carmen Diego Pérez.

Profesora Titular del Área de Teoría e Historia de la Educación.

Departamento de Ciencias de la Educación.

Síguenos en: