Inicio » La Facultad » Antiguo profesorado

Antiguo profesorado

Olano Rey, Raimundo

Currículum breve:

Asturiano de adopción, pues en esta tierra desarrollo casi toda su vida profesional, fundó una familia y fijó su residencia, nació en  El Bierzo (León) en 1949. Su infancia transcurrió entre majuelos y cerezas, y el recuerdo de esos campos y el amor a su terruño le acompañarán siempre.

Sus padres, como tantos leoneses y españoles, dada la situación social y económica de la España de aquellos años, emprendieron el camino de la emigración. Ellos se fueron a Francia y Raimundo se fue a Salamanca para estudiar. En esta ciudad cursará bachillerato y filosofía en el Colegio Maestro Ávila entre los años 60 y 69. Continuará estudios en la Universidad Pontificia de la misma ciudad: la licenciatura en Pedagogía (1969-1973) y la diplomatura en Psicología (1970-1973).

Durante sus estudios universitarios trabará amistad y compartirá inquietudes intelectuales con personas muy relevantes de la didáctica española: José Gimeno Sacristán, Ángel Pérez y otros pedagogos de prestigio. Esos años marcarían su orientación profesional y su biografía intelectual: la Didáctica, a la que dedicará su quehacer docente e investigador. 

Recién terminados sus estudios, ejercerá como profesor de Antropología Cultural durante un año en Madrid. Al año siguiente, 1975, inicia una experiencia educativa singular en el Reformatorio de Tejares (Salamanca), dependiente del Tribunal de Menores y confiado a los Mensajeros de la Paz, institución bien conocida por nosotros por ser su fundador de esta tierra, el padre Ángel. Dirigía entonces esta institución José Ortega Esteban, quien, andando el tiempo, sería catedrático de la Universidad de Salamanca dedicado a la Pedagogía Social. El centro vivió bajo la dirección de José Ortega una experiencia de cambio muy importante. Ortega y sus colaboradores, entre los que se encontraba Raimundo, llevaron adelante un proyecto educativo pionero en el que la labor tradicional correctiva de este tipo de instituciones se transformaba en una acción educativa a partir de la reconstrucción del medio, convirtiendo la reclusión en una espacio abierto y con horizontes. El fruto de esa experiencia es muy conocido, ya que sus resultados fueron publicados en forma de libro bajo el título "Delincuencia, reformatorio y educación liberadora" (Madrid, Zero-ZYX, 1978).

En diciembre de 1976, una llamada de teléfono hecha desde la Escuela de Magisterio de Oviedo cambia su trayectoria vital. Le ofrecen un contrato de Profesor Encargado de Curso. Deja entonces las tierras de Castilla para afincarse definitivamente en Oviedo y pasar a su Universidad hasta su jubilación en el año 2011, después de 35 años de servicios. Si en 1976 se incorporaba a la Universidad, en 1981 obtenía una plaza en el cuerpo de Agregados de Escuela Universitaria y, una década más tarde, 1994, accedía al cuerpo de catedráticos de Escuela Universitaria en el Área de Didáctica y Organización Escolar. Durante ocho años desempeñó el cargo de secretario de la Escuela de Magisterio (1985-1993).  

Su trabajo docente e investigador ha estado volcado en la Didáctica. Lector infatigable, llegó a organizar una completa y excelente bibliografía de la materia, de la que hoy pueden hacer usos cuantos lo requieran en la biblioteca  de la antigua escuela. Obras que ha leído con cuidadosa minuciosidad y profunda reflexión crítica. Después de muchas lecturas, elucidaba su conciencia por escrito y, fruto de ese trabajo, configuraba su labor docente. El trabajo, siempre callado y recogido, ha sido mucho.

En 1991 lee su tesis doctoral en la Universidad de Málaga: "La Psicología genético-dialéctica de Henri Wallon y sus implicaciones educativas ". Investigación dirigida por el catedrático D. Ángel I. Pérez Gómez y publicada dos años más tarde por la Universidad de Oviedo.

Su investigación, como ya he señalado, se ha dirigido, principalmente, a la fundamentación epistemológica de la Didáctica: la comunicación didáctica, desarrollo de la investigación educativa, del curriculum, acerca del concepto de "competencia" desde una perspectiva educativa, etc., han ocupado muchos de sus escritos. Para aquellos que hemos tenido el placer de leerlos, resultan sugerentes y siempre llenos de indicaciones interesantes. Para Raimundo estos escritos no tenían otro objeto que servirle en sus clases de cada día, tanto en la formación de maestros y maestras de Educación infantil y Primaria como en el perfeccionamiento de éstos a través del doctorado.

Hombre reservado, preocupado de su docencia y de sus alumnos, no tuvo otro horizonte que cumplir fielmente su labor. Después de 35 años de dedicación a ese trabajo en nuestra Universidad, ha decidido jubilarse. Sirvan estas líneas de recuerdo a su labor y de agradecimiento por su trabajo

 

Síguenos en: